mh MULTITECNIA

MANTENIMIENTO INTEGRAL Y FACILITY MANAGEMENT
El objetivo primordial de un Sistema PCI es proteger la seguridad y bienestar de las personas que ocupan un edificio.

Sistema PCI: cómo protegerse ante incendios

Un Sistema PCI (Protección Contra Incendios) es básico en cualquier entorno empresarial, ya que constituye un conjunto de herramientas y protocolos meticulosamente diseñados para salvaguardar tanto la vida humana como los recursos materiales en situaciones de emergencia provocadas por incendios. Estos sistemas abarcan una variedad de equipos y medidas que van desde detectores avanzados hasta sistemas de extinción de incendios sofisticados. El objetivo primordial de un Sistema PCI es proteger la seguridad y bienestar de las personas que trabajan en el edificio, así como de cualquier visitante o cliente que pueda estar presente en el momento de un incendio. Esto se logra mediante la detección temprana del fuego, lo que permite una respuesta rápida y efectiva para minimizar el riesgo de lesiones o pérdidas de vidas humanas. Tipos de Sistema PCI Los sistemas PCI se dividen en dos grandes categorías: protección activa y protección pasiva. Claves de la Normativa PCI La normativa PCI se basa en cuatro pilares fundamentales: prevención, detección, evacuación y extinción. Beneficios de los Sistemas PCI Implementar y mantener un Sistema PCI ofrece una serie de beneficios significativos para incrementar la seguridad de una infraestructura, instalación o edificio: La inversión en un Sistema PCI es básica para cualquier empresa comprometida con la seguridad, con los activos valiosos y con las vidas de las personas que integran sus infraestructuras, ya que la prevención y la preparación son claves esenciales para reducir al máximo los riesgos relacionados con incendios y mantener un entorno de trabajo seguro. Por ello, en mh MULTITECNIA, mantenemos su instalación en óptimo estado para velar por el cumplimiento de su PCI y cualquier otro requerimiento normativo.

Seguir leyendo
El CAFM es un sistema de software integral que transforma la forma en que las empresas gestionan y mantienen sus instalaciones.

¿Qué es CAFM y cómo puede mejorar la gestión de instalaciones en tu empresa?

Mantener una gestión eficiente de las instalaciones es una de las bases fundamentales en cualquier empresa para el éxito y la productividad a largo plazo en el mundo actual. Es aquí donde el CAFM (Computer-Aided Facilities Management) entra en juego como una herramienta necesaria para administrar y optimizar las operaciones, activos y recursos de una organización. ¿Qué es CAFM y cómo funciona? El CAFM es un sistema de software integral que transforma la forma en que las empresas gestionan y mantienen sus instalaciones. Con una interfaz intuitiva y funciones avanzadas, el CAFM se convierte en el aliado indispensable para los gerentes de instalaciones y equipos de mantenimiento. Al utilizar la última tecnología, este sistema permite una gestión proactiva y eficiente de todo, desde el mantenimiento y programación de servicios hasta la planificación del espacio y el seguimiento de inventario. Ventajas y funcionalidades del uso de CAFM Con capacidades para programar y dar seguimiento a tareas de mantenimiento, así como para generar informes detallados sobre el rendimiento de las instalaciones, este software se posiciona como una solución integral para mejorar la productividad y la calidad de los servicios. El CAFM ofrece una amplia gama de ventajas y funcionalidades de uso que simplifican la gestión de instalaciones y fortalecen el facility management de una empresa, entre las que destacan las siguientes: Implementar un sistema CAFM ofrece numerosas ventajas que simplifican significativamente la gestión de instalaciones. Sin embargo, es necesario considerar varios factores al seleccionar un software CAFM para tu empresa. La facilidad de uso, la capacidad de integración con otros sistemas, el soporte técnico y la escalabilidad son aspectos clave a tener en cuenta. Al invertir en un sistema CAFM adecuado, las empresas pueden mejorar la productividad, la satisfacción del cliente y del personal, y estar mejor preparadas para enfrentar los desafíos del futuro.

Seguir leyendo
Explicamos los diferentes tipos del mantenimiento de instalaciones.

Mantenimiento de instalaciones: qué es y diferentes tipos

El mantenimiento de instalaciones es un pilar fundamental para asegurar el óptimo rendimiento de los equipos y sistemas en entornos industriales. Va más allá de la simple resolución de problemas, ya que implica una continua optimización de estos sistemas para mejorar su eficiencia energética, una necesidad imperativa en un mundo donde la sostenibilidad y la reducción del consumo energético son primordiales. Contar con un servicio de mantenimiento técnico de instalaciones no solo enriquece las operaciones del negocio, sino que también optimiza su proceso productivo. Este servicio garantiza el cumplimiento actualizado de las normativas legales, vital para obtener certificaciones relevantes. Además, contribuye a minimizar las averías, lo que evita interrupciones en la producción y reduce el gasto. Asimismo, alarga la vida útil de los activos, disminuyendo así la necesidad de realizar grandes inversiones en maquinaria. Por último, un mantenimiento adecuado eleva el nivel de confort de las instalaciones, brindando una experiencia satisfactoria a quienes las utilizan. ¿Qué tipos de mantenimiento de instalaciones existen? Dentro del concepto de mantenimiento de instalaciones, existen cuatro tipos de escenarios donde aplicar estos servicios. Cada uno de ellos adaptado a una situación o proceso concretos para permitir aportar soluciones a las instalaciones en el caso de cualquier tipo de avería, fallo o problema que ponga en riesgo el funcionamiento natural de una instalación. 1.      Mantenimiento Correctivo El mantenimiento correctivo consiste en brindar respuesta a las averías o mal funcionamiento de los equipos de la instalación. La rapidez de respuesta es crucial para minimizar los tiempos de inactividad. Externalizar estos servicios permite optimizar costes y garantizar una respuesta rápida y de alta calidad. Los tiempos de respuesta deben ser mínimos para resolver cualquier fallo o avería de manera eficiente. 2.      Mantenimiento Preventivo Los planes de mantenimiento preventivo consisten en revisiones periódicas programadas para anticiparse a problemas potenciales en los activos de la instalación. Estas revisiones garantizan que los equipos funcionen de manera eficiente, reduciendo el consumo energético y evitando averías costosas. Además, permiten una planificación confiable de las paradas de producción, lo que mejora la productividad y minimiza los tiempos de inactividad. 3.      Mantenimiento Predictivo El mantenimiento predictivo implica el monitoreo continuo del funcionamiento de los activos para anticiparse a posibles averías. Al detectar anomalías a tiempo real, se pueden aplicar acciones correctivas para evitar fallos graves y maximizar la disponibilidad de la instalación. Este enfoque garantiza que los equipos funcionen siempre en óptimas condiciones, reduciendo los costes operativos y prolongando su vida útil. 4.      Mantenimiento Normativo El mantenimiento normativo asegura el cumplimiento de las obligaciones legales en cuanto a revisiones y acciones requeridas por la ley para garantizar la seguridad y el correcto funcionamiento de la instalación. Es esencial cumplir con la normativa aplicable para evitar multas o sanciones. Además, las revisiones establecidas por la ley permiten identificar riesgos y fallos en el funcionamiento de la instalación, garantizando así la seguridad de los usuarios.

Seguir leyendo
Los problemas que te pueden ayudar a resolver el Facility Management

Facility Management: el camino hacia una gestión eficiente

En un mundo de constante cambio y dinamismo como el actual, cada vez resulta más imprescindible contar con el Facility Management para una gestión eficiente de las instalaciones como garantía de productividad, bienestar y comodidad para los usuarios y empleados de estos inmuebles. Por este motivo, en los últimos años el Facility Management ha emergido como un servicio clave para el buen funcionamiento de los equipos de trabajo, librando a estos de la gestión de sus instalaciones y la resolución de incidencias. La IFMA España (International Facility Management Association España) define el Facility Management como “una disciplina relativamente nueva que engloba diversas áreas para asegurar y gestionar el mejor funcionamiento de los inmuebles y sus servicios asociados. Lo consigue mediante la integración de personas, espacios, procesos y las tecnologías propias de los inmuebles”. El Facility Management abarca diversas áreas dentro de la gestión integral, desde el mantenimiento de las instalaciones hasta el cumplimiento de las normativas y regulaciones de un inmueble. Por ello, desde mh MULTITECNIA destacamos cinco problemas o incidencias habituales en una instalación y que, contando con los servicios de una empresa especializada en el Facility Management, se pueden solucionar de una manera efectiva, ahorrando costes y agilizando procesos. 5 problemas habituales que puede solucionar el Facility Management 1. Cuidado inadecuado de las instalaciones Cuando el mantenimiento de unas instalaciones se descuida, suelen aparecer riesgos que amenazan la funcionalidad y seguridad de estas. Por ello, certificar el correcto funcionamiento y mantenimiento mediante una gestión profesional especializada en el Facility Management se vuelve esencial y asegura la protección de activos y la creación de entornos seguros y funcionales. 2. Gestión ineficiente de los espacios La ineficiencia en la organización de espacios impacta directamente en el confort de los empleados, generando un ambiente laboral poco atractivo. Espacios desordenados y mal distribuidos no solo disminuyen la productividad, sino que también afectan el bienestar de quienes trabajan en ellos. La reorganización eficiente se vuelve crucial para mejorar el confort y, por lo tanto, potenciar la eficiencia laboral. 3. Ausencia de revisiones periódicas La falta de revisiones periódicas en las instalaciones acarrea problemas sin identificar hasta que estos se vuelven críticos. Como puede ser el caso de filtraciones de agua no detectadas y daños a largo plazo. En este sentido, el Facility Management advierte de evaluaciones regulares que garantizan el buen estado de las instalaciones. 4. Preparación insuficiente en aspectos medioambientales, de sanidad y seguridad La falta de acondicionamiento en términos medioambientales, de sanidad y seguridad puede poner en peligro la salud y el bienestar de los empleados o los usuarios de las instalaciones. Debido a ello, es necesario implementar medidas preventivas para asegurar ambientes laborales saludables y seguros. 5. Desconocimiento de normativas y regulaciones Ignorar normativas expone a riesgos legales y operativos. La experiencia y asesoramiento especializado del Facility Management aseguran el cumplimiento normativo, evitan cualquier tipo de sanción o penalización y garantizan la alineación con los estándares establecidos.

Seguir leyendo

¿Qué es el RCM en mantenimiento?

Las tareas de mantenimiento son fundamentales para cualquier empresa, pues permite ahorrar costes, maximizar el tiempo de actividad y elevar la rentabilidad del negocio. El RCM en mantenimiento es una de las metodologías más interesantes para minimizar el número de averías gracias a un conocimiento extenso y profundo del funcionamiento de todos los activos del negocio. Veamos qué es el RCM y por qué se debería apostar por él para mejorar la rentabilidad y competitividad de la empresa. ¿Qué es el mantenimiento centrado en la confiabilidad o RCM? El mantenimiento centrado en la confiabilidad o RCM (reliability-centered maintenance) es una metodología que se utiliza para gestionar de forma eficiente los activos de una empresa, especialmente cuando hablamos de entornos industrializados. Con RCM, las empresas tienen un mayor control y comprensión sobre el funcionamiento de sus equipos, dispositivos y maquinaria, por lo que es mucho más sencillo identificar las posibles averías que se puedan producir a lo largo del tiempo. Se trata de una estrategia de mantenimiento que empezó a utilizarse y desarrollarse en la década de los 70, con el objetivo de reducir los tiempos de inactividad que causa el mantenimiento, buscando ajustar costes y elevar el nivel de seguridad. Este tipo de mantenimiento se aplica realizando una descripción precisa de todas las funciones de un activo, definiendo los modos posibles de fallos y evaluando las consecuencias de todos estos casos. Con toda esta información, se diseñan estrategias específicas para cada posible fallo, aplicando técnicas de mantenimiento predictivo, preventivo, proactivo y reactivo. Cuáles son las ventajas e inconvenientes del RCM El mantenimiento RCM es una de las mejores alternativas para cualquier industria o empresa, ya que ofrece múltiples beneficios interesantes (aunque también algunos inconvenientes), entre los que podemos destacar: Incremento de la eficiencia Aplicar RCM conseguirá que el funcionamiento de la empresa sea más eficiente, pues el tiempo de uso de maquinarias y equipos será mucho mayor, al minimizar las averías o fallos. Ajustar los costes Gracias al RCM, existen grandes oportunidades de ahorro en todo lo relacionado con gastos destinados y derivados de reparaciones ya que: Incremento de la seguridad Al tener un conocimiento profundo del funcionamiento de los activos, se pueden implementar estrategias y protocolos que permitan un entorno de trabajo más seguro para los operarios. Desventajas de esta metodología A pesar de los múltiples beneficios de RCM, también es importante indicar algunos de sus posibles inconvenientes: Mediante nuestro servicio, cualquier negocio tiene a su socio de confianza para garantizar un mantenimiento integral de su instalación y sus activos, pudiendo así enfocar sus esfuerzos en la actividad y los procesos relevantes de su día a día.

Seguir leyendo